Guardar las apariencias

En la naturaleza, los animales muestran su fuerza en público para que todos puedan verla. Del mismo modo, las debilidades deben ocultarse. Por ejemplo, los intentos por no desvelar los problemas de salud de los gobernantes son una reacción frecuente. La comunicación pública que confirmó la muerte de Hugo Chávez a la sociedad venezolana y al mundo se retrasó durante varios días por miedo a posibles revueltas. Otros casos más recientes, como los problemas de salud del rey Juan Carlos I o la enfermedad crónica de Fidel Castro, son algunos de los ejemplos más conocidos.

ñús

Machos de ñu muestran su fuerza en público en su época de celo (imagen: Thomson Safaris).

¿Pero por qué esconden de forma sistemática su estado de salud los políticos y gobernantes? En la conducta de los primates hallamos algunas respuestas. El primatólogo Frans De Waal ha observado en varias ocasiones que los machos de primates fingen no tener cojera ante los otros machos dominantes del grupo para no mostrar su vulnerabilidad. También aparentan no estar heridos tras una pelea e incluso disimulan cuando tropiezan sin querer.

El primatólogo Joseph Manson ha demostrado que los machos de macaco que tienen los dientes en mal estado abren menos veces la boca que los que tienen una dentadura sana. Es probable que ésta sea la razón por la que los hombres apenas nos quejamos y vamos menos al médico, cuando está comprobado que nuestro umbral del dolor es bajo y lo soportamos peor que las mujeres.

teeth2

Un macaco de Formosa muestra sus colmillos (imagen: Ufoncz / Flickr).

Este tipo de ocultamientos son frecuentes en nuestra especie en todos los niveles sociales. Cuando era adolescente, si te caías en presencia de otros chicos de tu pandilla hacías como si no hubiera pasado nada. Apretabas los dientes y aparentabas ser de hierro. Si había chicas, la presión para hacerse el duro era mayor.

Una reacción errónea de algunos padres respecto a sus hijos varones es cuando, tras una pelea o caída, insisten en que llorar «es de niñas» o que no lo hagan. La explicación de por qué molesta tanto a los progenitores puede estar en la necesidad de no mostrar las debilidades a otros grupos de primates humanos.

Algunos autores han sugerido que se trata de un mecanismo inconsciente para no mostrar un estado de salud deteriorado, una debilidad que puede ser aprovechada por otros machos. En el caso de los gobernantes, las consecuencias negativas para sus intereses pueden ser múltiples, tanto dentro de las fronteras del grupo como fuera de ellas: golpes de Estado, convocatorias de nuevas elecciones, invasiones de naciones enemigas, etc.

Por ejemplo, la enfermedad y muerte de Franco fue utilizada por los marroquíes en la Marcha Verde para hacerse con el Sahara, entonces español. Siempre hay otros grupos o individuos dispuestos a asaltar el poder el día que no puedas defenderte.

Un pensamiento en “Guardar las apariencias

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s