La tribu de los súper cooperadores

“Todo comenzó como una historia de amor, me solía decir Eduard Punset los fines de semana que pasaba con él en una masía de Girona. Hace entre cuatro y cinco mil millones de años se produjo el mayor milagro de la Historia: la vida. Por aquel entonces existían dos tipos de células en el mar: procariotas y eucariotas. A una le faltaba estructura y a la otra núcleo. Podían haberse fagocitado, pero en vez de eso “decidieron” darse la una a la otra aquello de lo que carecían, para unirse y dar origen así a la primera forma de vida en el mar. Desde aquel maravilloso acontecimiento, la colaboración ha salpicado todos los rincones de nuestro planeta Tierra y, en ese sentido, el biólogo evolutivo Michael Hammerstein ha demostrado que la cooperación existe en todos los niveles de la vida: moléculas, células, órganos, individuos, grupos, países, etc. Todos ellos se ayudan para sobrevivir o alcanzar metas a las que por sí solos no llegarían.

La cooperación ha hecho y sigue haciendo de nuestra especie la más exitosa de la Tierra. Así lo evidencian los fósiles encontrados. Hace miles de años, el Homo sapiens compartió territorio con otros homínidos: con el homo neanderthalensis en Europa y con el homo erectus en Asia. Estos desaparecieron, pero los humanos hemos continuado una aventura que ha llegado hasta hoy. La ayuda mutua que caracterizó la vida de los homo sapiens fue uno de los factores de éxito frente a otros homínidos, los cuales se extinguieron para siempre.

El trabajo en equipo para cazar animales grandes, como son los mamuts, es la escena de cooperación más conocida por el público. A nadie se le escapa que no se puede atrapar a una presa de tal fuerza y tamaño sin la ayuda de compañeros. Pero hay otros detalles de sociedad de los primeros humanos menos conocidos que demuestran que nuestros ancestros fueron súper-cooperadores en todos los aspectos. Por ejemplo, los hombres del Paleolítico consumían la carne juntos alrededor del fuego. En los yacimientos de la Sima de los Huesos, en Atapuerca (Burgos), o en la Cueva del Castillo (Cantabria) se han encontrado evidencias de espacios reservados a estas tareas. También cooperaban compartiendo información: dónde había abundantes manadas de ciervos, cuáles eran los mejores árboles para fabricar lanzas y qué plantas tenían efectos beneficiosos en la salud.

Además, estos encuentros se vieron favorecidos con la aparición del fuego porque ello permitió alargar las horas del día, como lo hacen las bombillas de hoy en día. Más tiempo para pasar con los compañeros significa más socialización y mayor desarrollo de la empatía. Es el momento perfecto para compartir todo tipo de ideas, técnicas y conocimientos.

La cría simultánea de varios hijos tampoco habría sido posible sin la colaboración. Los chimpancés no crían a tantos hijos a la vez como hacemos los seres humanos. En la actualidad las mujeres son capaces de mantener y sacar adelante por sí solas a su descendencia, pero esto no era posible hace miles de años. La absoluta dependencia que los humanos tenemos de los adultos hasta la edad de ocho o diez años obligaba al grupo entero a encargarse de su cuidado. Lo mismo ocurría con los ancianos y enfermos. Se han encontrado restos de individuos discapacitados que no hubieran llegado a la edad adulta sin la ayuda de sus compañeros, lo que quiere decir que el grupo cooperaba en el bienestar y supervivencia de todos sus miembros.

En especies de primates en las que se suele dar a luz gemelos, como es el caso de los pequeños calitrícidos, otros miembros del grupo cargan a las crías y todos ayudan en su cuidado. Los macacos, al vivir todas las hembras juntas porque los machos están obligados a emigrar al llegar a la madurez, también cooperan, y no es extraño que las tías y abuelas cuiden de los pequeños.

Extracto del libro “Yo, mono” por Pablo Herreros Ubalde, Editorial Destino

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s