Movida y resolución de conflictos en la selva

Resolución de conflictos en primates (Fotos de Frans de Waal) from Pablo Herreros Ubalde on Vimeo.

Existe una creencia popular, según la cual, la violencia ha sido uno de los motores principales de la evolución. Esta misma idea se transmite en una de las escenas de la película «2001:una odisea en el espacio», de Stanley Kubrick (1968), cuando en una escena, uno de los primates descubre que los huesos también pueden ser usados como armas. En una Conferencia Mundial sobre la Violencia, organizada en Sevilla en el año 1986, se acordó entre los científicos asistentes el reclamar que esta afirmación es incorrecta.

Además de la competición, se han desarrollado de manera paralela una gran cantidad de estrategias más, que nada tienen que ver con la violencia reclamada por algunos expertos. Gracias a la reconciliación, a evitar los conflictos o a su resolución, los primates y otros animales podemos seguir viviendo en grandes colectivos y asegurar así que los beneficios de la vida en grupo son mayores que sus costes. De no existir estas estrategias, que disminuyen los conflictos y aseguran la reparación de las relaciones, hoy en día no viviríamos en sociedades tan complejas como las nuestras, que están basadas en la cooperación y en la estabilidad.

 

Cómo solucionan sus conflictos los animales

Un chimpancé hace una demostración de fuerza, típica de los primates, en la que trata de disuadir de un enfrentamiento directo. Obsérvese que tiene el pelo erizado, lo que le hace parecer mas grande de lo que realmente es. (Imagen: usuario de Flickr).

Una actitud frecuente es considerar que la agresión animal prueba que la violencia y la guerra juegan un papel fundamental en la evolución humana. En un experimento clásico sobre los efectos de la sobrepoblación en ratas, se obligó a convivir a un alto número de estos roedores en un espacio reducido. Los resultados mostraron un aumento de la violencia hasta niveles que asustaron a los investigadores. Desafortunadamente, los resultados con esta especie se generalizaron al resto y este estudio es muy nombrado aún hoy en día como prueba de la agresividad de la naturaleza humana.

Años después, el mismo experimento se repitió con primates y los resultados fueron esperanzadores en la mayor parte de los casos. Los primates reaccionaban ante la alta densidad de población con estrategias que iban desde dedicar más tiempo al acicalamiento mutuo hasta reprimir los impulsos violentos. Aumentaron en general todas las conductas prosociales por día y hora, como ocurre hoy en día en algunas sociedades asiáticas.

La investigación con primates no-humanos está obligando a modificar a marchas forzadas esta y otras nociones de lo que hasta ahora pensábamos sobre la naturaleza de las relaciones sociales. Es cierto que los chimpancés pueden llegar a ser muy agresivos pero también poseen habilidades excepcionales para la evitación y la resolución de los conflictos. Para los animales sociales, devolver la estabilidad al colectivo es una necesidad de primer orden. No es de extrañar pues, que una de las causas de destitución de un líder entre chimpancés, sean la coaliciones entre hembras en su contra, cuando éste no contribuye a la estabilidad del grupo. Además, entre especies cooperativas como la nuestra, los “ganadores” también deben preocuparse de restablecer las relaciones sociales, pues nunca saben cuando necesitarán de su oponente.

Allá donde hay grupos de personas, animales, o naciones con un objetivo, hay una necesidad de superar la competición y dejar de lado las diferencias. Para poder mantener los beneficios, los individuos necesitan reducir sus costes, reducir los niveles de competición y desarrollar estrategias para reparar las relaciones.

Entre primates, las reconciliaciones tienen unas pautas propias que son diferentes en cada especie. Los macacos emiten unos sonidos que indican el fin de las hostilidades, los babuinos realizan una monta simbólica e inspeccionan los genitales, los bonobos mantienen relaciones sexuales y los chimpancés se abrazan y besan, siendo éste último el gesto reconciliador por excelencia de la especie (las distintas hipótesis sobre los orígenes del beso parecen situarlo en un comportamiento de transferencia de comida con la boca).

La agresividad tratada de una manera aislada, separada de otras categorías del comportamiento social es un error. Puede que varias de sus manifestaciones sean indeseadas e incluso inaceptables, pero eso no las separa radicalmente de la categoría de lo social. No hay que olvidar que en las redes sociales de los mamíferos, hay fuertes factores que contienen la violencia. En la mayor parte de las ocasiones, muchas de las conductas que identificamos como agresivas tienen un carácter preventivo y están dirigidas a evitar la confrontación directa, como por ejemplo las típicas demostraciones de fuerza de los gorilas en las que se golpean el pecho y rompen ramas. Éstas, rara vez terminan en una pelea abierta. Las estrategias disuasorias también son frecuentes entre los homínidos. Por ejemplo, gran parte de los enfrentamientos entre adolescentes, el origen de los desfiles militares o la danza maorí del equipo de rugby neozelandés, cumplen esta misma función.

El problema de la armonización de objetivos y reducción de la competición por el bien de objetivos más ambiciosos es común a varias culturas y especies. Al ser fenómenos naturales, existen similitudes universales en su expresión. Por ejemplo, algunos peces cíclidos, tienen un comportamiento muy similar a los miembros de la tribu Mbuti (República del Congo) para resolver sus disputas. La estrategia consiste en pegarse por turnos en una batalla simbólica de la que ninguno sale herido.

También, en una especie de mirlos, los machos poseen unas plumas rojas que atraen a las hembras. Cuando dos de ellos se encuentran en un mismo territorio y uno no quiere enfrentarse, tapa estas plumas con otras de color negro para evitar el conflicto y pasar desapercibido. Pero aún más sofisticada es la estrategia de los jóvenes macho gorilas. Los harenes de esta especie, por norma general, no admiten más de un macho adulto por grupo. Cuando un joven quiere prolongar su estancia, inhibe el desarrollo de características físicas que indican que ya no lo es. Esto le permite no llamar la atención del macho dominante durante un tiempo adicional.

Otra creencia popular que ha sido refutada por las investigaciones, es aquella que cree en que las partes de un conflicto son independientes y autónomas. Las observaciones prueban que los rivales se mantienen cerca el uno del otro justo después de un enfrentamiento, como buscando una oportunidad para la reconciliación. Además suelen cooperar más y ser más tolerantes entre ellos ante un recurso tras este tipo de episodios, lo que sugiere que la relación sale fortalecida de este proceso. Por esta y otras razones, considerar la conflictividad como una conducta anti-social es un enfoque que nos cierra las puertas a una comprensión más amplia del fenómeno.

En la Conferencia General de la Violencia, celebrada en Sevilla el año 1989, uno de los acuerdos que se alcanzó fue el siguiente: “es científicamente incorrecto decir, que en el curso de la evolución humana ha habido una selección del comportamiento agresivo en detrimento de otros tipos de comportamiento”. Las implicaciones de este nuevo modelo del conflicto social aún se discuten en la actualidad, como por ejemplo, que el perdón no es una idea cultural o juedocristiana, sino que a nivel básico posee un componente biológico. Sea cual sea el resultado, lo cierto es que cuando observamos la naturaleza, los conflictos están tan bien integrados en otras conductas sociales, que lejos de separar, parece que contribuyan a su fortaleza.

 

Mediación en primates

Los grupos y la sociabilidad son fenómenos ampliamente difundidos entre los primates. Debido a que la vida en colectivo conlleva innumerables ventajas, pero también implica enfrentarse a multitud de conflictos de intereses, la evolución ha favorecido mecanismos que permitan una estabilidad sostenida en el tiempo. Los científicos han identificado ya varios mecanismos a través de los cuales los animales gestionan estos conflictos, como por ejemplo la reconciliación, la dominación, la evitación de los conflictos, el sentido de la justicia, el castigo y la mediación; siendo esta última una de sus manifestaciones más interesantes.

La mediación consiste en la intervención parcial de terceras partes en los conflictos, donde actúan como árbitros neutrales. Este asunto tiene un interés especial debido a las implicaciones morales para el grupo de dicho patrón de conducta y también por el riesgo que corren los mediadores, quienes se tienen que acercar físicamente a dos oponentes que se encuentran en un estado de agresividad manifiesta.

En esta situación de peligro, el «árbitro» solo puede obtener beneficios de una manera indirecta, gracias a la reducción de conflictos y permitiendo que los individuos construyan redes sociales duraderas y diversas, que cohesionan el grupo considerablemente. Hasta el momento, hemos detectado comportamientos de mediación en al menos trece especies de primates, como por ejemplo gorilas, varios tipos de macacos, orangutanes, monos dorados y bonobos, entre otros.

Ahora los científicos han descubierto que los chimpancés también poseen vigilantes. En un estudio, Claudia Rudolf, de la Universidad de Zurich, registró la conducta de varios grupos de chimpancés que habían vivido situaciones de inestabilidad en los últimos meses, debido a la incorporación de nuevas hembras.

Rudolf observó cómo los algunos chimpancés de alto rango intentaban parar las peleas amenazando a ambos contrincantes o corriendo entre los dos para detener la interacción agresiva. La conclusión del estudio es que este tipo de vigilancia se incrementa en situaciones de inestabilidad para mantener el equilibrio y la paz en el grupo. Estos árbitros suelen ser el macho alfa o la hembra alfa, ya que están en la mejor posición para detener la agresión de otros. Estos resultados sugieren que la motivación para intervenir podría surgir de una preocupación por vivir en una comunidad apacible y no de un interés personal o beneficio directo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s